La exposición “De mur a mur” muestra fotografías originales de pintadas en los muros de Barcelona capturadas entre 1974 y 1977. Entonces yo era muy pequeña y no pude verlos y mucho menos fotografiarlos. Mi obsesión llegaría mucho más tarde. Tampoco conocía el libro donde fueron publicadas: “Pintades. Barcelona: de Puig Antich al Referèndum”.

Me ha encantado poder ver estas fotografías de muros que hablaban y mucho. Algunas incluso tienen el reencuadre que hacían con rotulador.

La mayoría de las pintadas tienen un contenido político y social. Las hay muy ingeniosas y divertidas. Algunas eran intervenidas modificando su contenido, otras fueron tachadas… Y todas acabaron silenciadas, como algunas de las personas que las pintaron. En aquellos años,  si te pillaban podías acabar muerto allí mismo. Incluso los fotógrafos eran perseguidos por capturar esos muros.

Han pasado muchos años y tristemente hoy seguimos reivindicando básicamente lo mismo, aunque los muros de nuestras ciudades están un poco más callados en este sentido.

Fotografía en la exposición "De mur a mur" en el AFB

Un proyecto documental fotográfico muy interesante, iniciado a raíz de la ejecución de Salvador Puig Antich que impactó de manera terrible en la sociedad. Son 1.620 fotografías de Felix Camprubí, Lluís Crusellas, Joan Fontcuberta, Eusebi González, Siso Mitjanas, Miquel Moix, Josep Moliner, Lluís Muñoz, Salvador Obiols, Ramon Pi, Enric de Santos, Manel Úbeda, Raul Vendrell y Cristina Zelich.

A todos estos fotógrafos que se atrevieron a salir a la calle con sus cámaras y capturar todas estas pintadas para que volviesen a ser leídas, entonces y ahora: ¡Gracias!

Te dejo algunas las fotografías de la muestra:

Esta frase de Jaume Rodri, el autor de los textos del libro, es una buena manera de definir lo que significan para mí los muros hablados:

“La paraula pintada sobre una paret pública es transforma en acció”

Fotografía en la exposición del AFB "De mur a mur"

No te pierdas la exposición en el Arxiu Fotogràfic de Barcelona. Si no puedes ir, visítala virtualmente.

Espero que vuelvan a editar el libro para que podamos seguir leyendo todas aquellas pintadas en los muros de una ciudad que chillaba.