Se quedó solo y sencillo, nunca muerto

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Ay, pobrecito…

Deja un comentario